El Desfile de Infanzones es el colofón a la fiesta del “Nacimiento de un rey”.

Si hay un privilegio que merece destacarse en la historia de Sos es el concedido por Juan II de Aragón el 30 de agosto del año 1458, por el que declara a sus habitantes francos y libres, decretando que todos sean perpetuamente infanzones, y que puedan acudir a las Cortes de Aragón por el brazo de los caballeros e infanzones, como ya hacían las vecinas villas de Ejea, Tauste, Sádaba y Uncastillo, convirtiéndose en un hecho diferencial de estas poblaciones de las Cinco Villas frente al resto de ciudades y villas del reino el poder acudir como miembros de la baja nobleza, y no como integrantes del brazo de las Universidades eales. Los motivos de esta importante gracia real quedan claros en el propio documento; para premiar la fidelidad de Sos en los conflictos contra Castilla, y contra los rebeldes navarros a Juan II, que al parecer dejaron en desolación y ruina a la villa, y debido al nacimiento del príncipe don Fernando.

La organización de los actos quiso recuperar este privilegio y ponerlo en valor. Para ello se creó la entrega de títulos que el primer año en 2009 se otorgó a todos los que asistieron al Nacimiento de un rey. Desde ese año se acordó entregar a todos los que nacieran en la villa el año anterior.

Otra de las distinciones fué crear el Infanzón del Año para destacar a una persona o institución que contribuya a la promoción y desarrollo de la villa de Sos.

Desde el año 2015 se incorporó el Desfile de Infanzones a las diferentes teatralizaciones que se celebran durante el evento. Con esta innovación se pretendió dar mayor importancia y revestirlo de más participación popular, además de un realce al acto en sí.